jueves, 13 de agosto de 2009

Regreso...

Te vas con el trofeo de mi derrota, sin nada más, solo el pasar del tiempo herido, flores marchitas impregnadas de miel.
Mi roca derretida por las lágrimas de las canciones, notas desvariadas de dulce melodía.
Ve, busca un mundo nuevo, sentimientos varados, lucha de placeres escogidos en el barro de mi nacimiento.
Mi vida, mi orgullo, fortalecidos, donde un día hubo cadenas, tan solo polvo quedará.
No mires atrás, sé feliz, huye vacilante hacia el mar de la tranquilidad, observa lo navegado, sonreirás.
Mi amor, maldito, dado en todas las manecillas del reloj, descuidado de tenerme, en su singladura en su puerto atracará.

Gracias por todo lo vivido, sé feliz.

6 comentarios:

Anónimo dijo...

aprendizaje, amigo Luis...
eso te ha engrandecido...
porque tú eres GRANDE...

Anónimo dijo...

otra vez has sufrido un desengaño amoroso. Sigue este consejo " SIEMPRE, SIEMPRE SE TÚ MISMO"

Gemma dijo...

...me encanta la frase "observa lo navegado, sonreirás" pues sí, porque todo es experiencia de una vida y eso nos ayuda a mejorarnos en el presente. Besos con mucho ánimo!

Luis dijo...

Anonimo 1
Pues si, todo lo que pasa en esta vida es por algo y hay que cojer ese aprendizaje...yo soy el mejor de todos pero nadie es peor que yo...

Anonimo 2
Y lo voy a seguir al pie de la letra...te lo prometo

Gemma
Que decirte si siempre estás ahí, muchas gracias por esa energía tan bonita que emanas.
Besos ya animados

Mery dijo...

una vez dije en una de mis entradas, que las piedras que nos encontramos en nuestro camino, son los problemas de nuestra vida, los amores, los amigos, los hijos, los logros, todo,,,, el camino de la vida es dificil, por eso no debemos desesperarnos cuando algo sale mal, simplemente, sacas esa pieda de tu camino, para seguir adelante, todo lo que nos pase, son experiencias que nos enriquecen aunque el precio de esa experiencia, sea tristeza y soledad, al final lo que cuenta, son las metas, los logros, y la propia vida. un beso, suerte, que feliz dia.

Lola Padilla dijo...

Precioso poema Luis, a través de Merche, descubrí un blog en tu perfil y después el tuyo. Soy una enamorada de la literatura y es un placer encontrarte. ¡Sin duda alguna!
En cuanto a ese trofeo de tu derrota, casi siempre nuestras derrotas enriquecen nuestro patrimonio personal. En cuanto esa marcha de la que hablas, a veces enriquecen el camino.
Al hilo de tu entrada, me ha recordada una de las mías, un honor para mi que la disfrutes, si quieres.
http://manerasdeamor.blogspot.com/2010/02/pies-de-roca.html

Un abrazo.