jueves, 16 de octubre de 2008

Tesoros encontrados...

Según como nos tomemos la vida así llegará a nosotros, quien encuentra tesoros hallará tesoros, quien encuentra miseria hallará miseria.

Cuento árabe sobre la atracción.

A un oasis llega un joven, toma agua, se asea y pregunta a un viejecito que se encuentra descansando:-"¿Qué clase de personas hay aquí?"
El anciano le pregunta:-"¿Qué clase de gente había en el lugar de donde tú vienes?"

-"Oh, un grupo de egoístas y malvados" replicó el joven."Estoy encantado de haberme ido de allí."

A lo cual el anciano comentó: "Lo mismo habrás de encontrar aquí."
Ese mismo día, otro joven se acercó a beber agua al oasis, y viendo al anciano, preguntó:-"¿Qué clase de personas viven en este lugar?"

El viejo respondió con la misma pregunta:-"¿Qué clase de personas viven en el lugar de donde tú vienes?"

-"Un magnífico grupo de personas, honestas, amigables, hospitalarias, me duele mucho haberlos dejado."-"Lo mismo encontrarás tú aquí", respondió el anciano.

Un hombre que había escuchado ambas conversaciones le preguntó al viejo:-"¿Cómo es posible dar dos respuestas tan diferentes a la misma pregunta?.

A lo cuál el viejo contestó:-"Cada uno lleva en su corazón el lugar donde vive. Aquél que no encontró nada bueno en los lugares donde estuvo no podrá encontrar otra cosa aquí.Aquél que encontró amigos allá podrá encontrar amigos acá.

6 comentarios:

loose dijo...

Encontramos lo que somos, así de sencillo.

Cada persona atrae hacia sí lo que proyecta en los demás. Aunque a veces no nos demos cuenta, nos ocultamos tras una máscara para protegernos y llega un momento que ni siquiera nosotros mismos sabemos quienes somos realmente.

Vivimos así en un mundo irreal perdido en el tiempo...

Un beso.

Luis dijo...

Somos muchas veces personas cebollas, infinidad de capas y lo que importa es la última donde está el corazón. Y si, yo también creo en la ley de atracción, somos lo que pensamos y atraemos a nuestra vida lo que damos a los demás.
El tiempo no existe...
Dos besos.

loose dijo...

Te enlazo en mi blog.

Anónimo dijo...

Si somos lo que pensamos como tú dices, no crees, que también podemos atraer a nuestra vida esos amigos que nunca hemos pensado que estén ¿ o siempre nuestros pensamientos son perfectos, como nosotros aparentamos delante de las personas?

Luis dijo...

Una cosa es lo que pensamos, puedes pensar algo con mucha fuerza y no llegue a tu vida, tan solo te falta una cosita y es ponerle el sentimiento, donde reside la fuerza. También puede ser que tu inconsciente, diga que eso no es lo mejor para ti, entonces amig@, es otro asunto.
Gracias.

M.Jose dijo...

Creo que pasaré más veces por aquí a leerte con atención.
Besos
MJ